Definición del Trigo


Es una planta gramínea de la familia del césped, su crecimiento promedio es de un metro de altura. Sus hojas brotan muy pronto y van seguidas por tallos muy delgados rematados por espigas de cuyos granos molidos se saca la harina.


Las condiciones del clima y suelo que necesita el trigo para su cultivo, no son específicas, pues se adapta a circunstancias diversas, pero principalmente se realiza en zonas templadas. La condición óptima depende de la etapa del desarrollo, de la variedad y del tipo de plantas. Sin embargo, para obtener una buena cosecha, es necesario que la condición física del suelo tenga las siguientes características:


• Una estructura granular, que permita la aireación y el movimiento del agua.


• Un perfil de tierra cultivable de hasta unos 30cm, para un enraizamiento adecuado.


• Que no sea susceptible a la formación de costras que dificulten la germinación.


Antes de sembrar el trigo, es necesario analizar el suelo de acuerdo a su fertilidad para determinar la variedad del grano a cultivar, esto asegurará mayores rendimientos y una mejor calidad. La salinidad en exceso, impide y en algunos casos, disminuye la germinación del grano, incluso puede llegar a afectar su productividad.


Es importante considerar que para lograr siembras de trigo altamente rentables o productivas, es necesario la rotación de cultivos en la misma tierra, alternando el trigo con otros cultivos de cereales, esto contribuirá a mejorar la fertilidad de la tierra, cumpliendo así con un perfil cultivable que no conforme costras, que permita la aireación y el aprovechamiento del agua, además de que regulará la acidez o alcalinidad del suelo. El monocultivo (es decir, la siembra de una sola gramínea), no sólo disminuye la calidad de las tierras, sino también permite la proliferación de enfermedades de las plantas y la aparición de plagas.


Las plagas y enfermedades más comunes en el trigo son el hongo fusarium, la tilletia indica, las chinches, la nefasia, y la roya, entre otras.


Se conoce como trigo de otoño-invierno (O-I), al grano que se siembra en la época otoñal, en donde las plántulas emergen y amacollan antes del invierno y crecen lentamente hasta cosecharse en la primavera. El trigo de primavera-verano (P-V) es el que presenta un crecimiento continuo, germina mucho más rápido y se cosecha en el verano. Desde luego esta referencia puede depender de la ubicación de cada país y de sus condiciones climáticas particulares, ya que hay naciones en las que se puede cultivar trigo en diversos meses del año.


Hay diferentes tipos y variedades de trigos, hay países que establecen sus propios sistemas de clasificación. Canadá tiene uno, Estados Unidos otro y México, sin dejar de utilizar los dos primeros también agrupa las clases de trigo. Las principales diferencias entre los granos son dadas por la dureza del trigo, así, tenemos los muy duros (durum o cristalinos), los duros (hard) y los suaves o blandos (soft). También existen dentro de estos grupos los definidos como ambarinos, rojos o blancos.  Los trigos más comunes son el hard red winter, hard red spring, soft red winter, soft red spring, y el durum o amber durum, existiendo aún más subclases.


Los trigos muy duros crecen en climas muy cálidos y secos, y aun cuando absorben más agua, en su comercialización tienen menos humedad. Los trigos duros también crecen en climas muy cálidos y secos (temporal), aunque menos extremosos que los anteriores. Los trigos suaves crecen en climas

más templados donde hay presencia de más agua, aunque absorben menos cantidades de ésta, generalmente en su comercialización aparecen con un contenido mayor de agua que los duros.


(Recomendamos ver en esta misma página las diferentes clasificaciones que Canadá y Estados Unidos hacen)


Como se puede ver en las diferentes secciones de esta página, particularmente en los usos y destinos de los cereales, el trigo generalmente es transformado en harina (ver sección de harinas), y ésta es destinada principalmente para la fabricación de pan, galleta, pasteles, tortillas, pastas para sopa y otros productos. Uno de los elementos nutritivos más importantes es la proteína, misma que se encuentra contenida en el gluten, el cual facilita la elaboración de levaduras de alta calidad, necesarias para la panificación.


El trigo regularmente de menor calidad, también se utiliza para la elaboración de bebidas alcohólicas y alimentación animal. Igualmente los subproductos de la molienda (salvado, salvadillo, etc.) se utilizan como alimento forrajero, o para la elaboración de otros alimentos humanos con alto contenido de fibras.


El valor nutritivo del trigo (ver sección de la página) y de los productos derivados de sus harinas, siempre han sido una fuente importante de alimento para la humanidad, ya que aportan energía, proteína, vitaminas y minerales, muy necesarios para el crecimiento sano de la población.


En resumen, cuando se habla del trigo, se hace partiendo del enfoque de cada uno de los sectores que están involucrados en la cadena productiva; cada uno exige diversas condiciones de calidad dependiendo de sus intereses o la orientación que van a dar a los consumidores del grano y sus derivados. Se dice que el agricultor requiere tener una buena cosecha que le permita tener altos rendimientos; el industrial, necesita que el trigo sea de calidad para moler y capaz de tener altos rendimientos en la extracción de harina; el panadero, necesita harina de calidad y exige que ésta cumpla con los elementos necesarios para hacer pan, pasteles o galletas. Mientras que el consumidor final, desea encontrar un producto de calidad, con alto valor nutritivo que dure y tenga buen precio.